miércoles, 10 de agosto de 2011



Me encapricho en la noche y el alquitrán

en las musas del humo de un bar

en que no todo tiene porque ser

como unos pocos dijeron que seria.


Sueño con volver a aquel lugar

donde me acariciaba

el agua salada del mar

y el dolor se parecía

a una lejana isla perdida

en la niebla de la mañana.


Me encapricho en recordar a los que no están

porque los siento vivir dentro mío

pienso que a la larga es eso

lo que nos mantiene vivos.


Me encapricho en lograr un ideal

porque de eso se trata esto de andar y andar

me encapricho en el capricho de pensar

y en no querer renunciar a mis esperanzas.



No hay comentarios: