martes, 21 de febrero de 2017




A veces te despienso 
desgloso las infinitas capas 
que tiene tu sonrisa 
el gesto amable tras el beso
la mirada febril con la que ardo.
Y no deseo nada más
que ser alimento y regocijo
para los mordiscos enamorados
de los gusanos que me esperan.
Quiero el esqueleto al ras del piso
para que siempre que quieras
me vuelvas a acariciar la mano
deslices tus dedos por donde
alguna vez hubo labios
acaricies los párpados invisibles
de mil miradas vacías.
Mi costillar esperará el encuentro
con tu pecho y sus latidos
que serán ecos temblando en la tierra.
Y que podamos dormir juntos
como antes.
A veces te despienso
desgloso las infinitas capas
que tiene tu sonrisa
casi todas me dan vida
en algunas muero.
¡Pero mira como las disfruto!