martes, 27 de diciembre de 2011




Hay una canción suicida

que en este momento no late

que al fin logro su cometido

poema de flor que se secó

entre lo rojo y lo siniestro.


Espejo que no tiene nada que mostrar

porque esta partido en millones de olvidos.

Hay algo que tenias que adivinar

no soy esclavo ni de lo que me duele.


Digamos que no todo es como se sueña

y que el mañana a algunos los desespera.

Mientras otros se juegan cartas sucias

sobre el paño corroído de la indiferencia.


Mira que no puedes escapar a los abrazos

que te atacan cuando cierras los ojos

y crees ahora si hundirte en la cama

cuando justo se te eriza la piel.


No hay comentarios: