lunes, 29 de agosto de 2011





Siento que hoy puedo contarte

mi mala suerte, mí desilusión

mi despecho.

Pero también puedo decirte

que guardo un As en la manga

un último respiro, un mejor verso.


Siento que hoy te puedo desentonar

cualquier canción, un suspiro

una exclamación de energía.

Y puedo soñar las pesadillas más hermosas

contándolas entre prosas

que quizás nadie entienda.


Siento hoy un sol salir y brillar para tus ojos

y para ojos como los míos, que no conocen la luz.

Tal vez y solo tal vez esta sospecha de alegría

sea lo que estábamos esperando

para aprender a amar la vida…

No hay comentarios: