lunes, 4 de julio de 2011

Nada es verdad.


Nada es verdad, aunque así lo parezca. Ninguna noche estrellada será eterna, estos amigos solo están de paso. La vida es eso que nos ocurre mientras vamos recordando. La joven hermosa por la que lloras te ha olvidado. Enterraras a tus padres y criaras a tus hijos para que mañana hagan lo mismo contigo. Esta juventud se ira cubriendo de decrepitas arrugas. Cada vez quedan menos atardeceres que ver, menos besos que dar, pocos abrazos que recibir. Y a pesar de todo, esto no parece importar, no detiene los trenes ni las fabricas, no amedrenta a ladrones ni distrae a policías. No logra que los ricos ya no quieran aumentar su fortuna ni que los pobres no deseen parecerse a ellos. Mañana no es solo el advenimiento de un nuevo día sino una incertidumbre. El fuego consume la madera hasta volverla ceniza, ella vuela con el viento y entonces nada queda siquiera el recuerdo del frondoso pino que una vez fue, sombra bajo la cual di mi primer beso. Nada queda a lo que volver y sentirse menos viejo y un tanto más vivo. Cada latido es un paso mas de la cuenta regresiva desde el tierno vientre materno al frío silencio que todo lo envuelve. Por suerte muchos pensamos que nada es verdad, aunque así lo parezca.




No hay comentarios: