viernes, 17 de junio de 2011

Todas se parecen.


En la oscuridad todas se parecen a aquella

que olvido y que recuerdo para luego volver a olvidar.

Sin embargo cada labio tiene una suavidad diferente

cada pezón tiene su propio Norte imaginario al que apunta.


Solo lleno espacios vacíos con pequeños flashes de caricias

con pequeñas cicatrices con las que he dormido

y a pesar de haberles sobrevivido sigo pensando

que todas las heridas de amor al final matan.


Asi como matan las indiferencias en la madrugada

los soles que desconocen la hora del alba

las chicas que van por la calle sin mirar a nadie

y de golpe lanzan una mirada, hieren y desaparecen.


1 comentario:

Cusifai dijo...

Gusto volver a leerte Armand